OTROS VENDRAN...

OTROS VENDRAN.... (NOVELA)

Editorial:
EDICIONES ESPUELA DE PLATA
Año de edición:
Materia BIC
FICCIÓN HISTÓRICA
ISBN:
978-84-17146-85-6
Páginas:
368
Encuadernación:
Bolsillo
Disponibilidad:
PARA ENVIAR
Colección:
Narrativa

19,90 €
Comprar
PARA ENVIAR

Es una novela conmovedora, que le deja a uno mudo. La leerán con un nudo en la garganta todos aquellos a quienes los nombres de Seguí, Ascaso, Jover, Sanz, Durruti le toquen la fibra sensible. [...] He aquí una conferencia en Madrid donde surge la vieja disputa entre los libertarios: ¿hay que apoyar a la joven revolución bolchevique, que acaba de imponer la «dictadura transitoria», o alejarse de ella, en nombre del ideal antiautoritario? [...] He aquí la gran huelga de La Canadiense, que proporciona la electricidad en Cataluña. He aquí la cárcel Modelo. En el otro bando, la patronal prepara sus armas. He aquí el «pacto del hambre», un fondo para financiar sobornos y [...] practicar el lock-out, [...] constituir milicias de pistoleros. Bernard Maris, Charlie-Hebdo, 13 de agosto 2014

GINESTA, MARINA
Marina Ginestà (Toulouse, 1919-París, 2014), la autora de la novela Otros vendrán? posa en Barcelona en 1936 vestida con un traje de miliciana, el fusil al hombro, para la famosa foto de Juan Guzmán. Tiene 17 años. Es la intérprete del soviético Mikhail Koltsov, redactor de la Pravda y agente de Stalin, pero sus ideas son más cercanas a las de la CNT y del POUM. Los Ginestà eran una familia de viejos militantes comunistas de Barcelona. Marina admiraba mucho a su abuela, Micaela Chalmeta, líder anticlerical y antimilitarista, que se unió a la huelga general revolucionaria de 1909 (la "Semana Trágica"). En 1918, los ataques y saqueos de comestibles de Micaela, bajo el nombre de guerra de Empar Martí, se hicieron famosos en ese momento. Micaela acompañaba a Andreu Nin durante sus mítines. Nin fue secretario de Trotsky en Moscú y cofundador del POUM. Stalin ordenó su asesinato en 1937, y después también el de Trotsky, utilizando como verdugo a Ramón Mercader, amigo de los Ginestà, y durante unos meses novio de la joven Marina, quién descubrió solo en 1960 la terrible verdad. Ella misma se sentía atraída por los libertarios originarios de Cataluña y Andalucía. Durante la Guerra Civil Marina fue periodista en Valencia, para Verdad. Hecha prisionera en Alicante al caer la República, Marina logró pasar los Pirineos en mayo 1939, fracturandose la muñeca izquierda, y fue hospitalizada en Perpignan. El SERE reunió a la familia Ginestà, que zarpó a bordo del vapor De Lasalle en febrero 1940, de Burdeos rumbo a la República Dominicana, donde Marina tuvo un hijo con un oficial republicano, que viajaba él tambien a bordo. Se refugiaron nuevamente en Venezuela, huyendo a la dictadura de Trujillo. En 1948 Marina fue a Francia, para recuperar a su abuela Micaela en la frontera española, y permanecieron en Prades, con el entorno de Pau Casals, y luego en París. Se casó por segunda vez en 1952, con un diplomatico Belga, que acabó su carrera como Consul en Barcelona. Allí Marina pudo rememorarse su infancia y la historia de los Ginestà, y a raíz escribió en 1977 Els Precursors, hoy traducido bajo el título Otros vendrán..., una historia del sindicalismo revolucionario en la Barcelona en los años veinte.