FLAUBERT Y EL VIAJE A ORIENTE

FLAUBERT Y EL VIAJE A ORIENTE. LA FUENTE DE TODOS LOS SUEÑOS

Editorial:
FÓRCOLA EDICIONES, S.L.
Año de edición:
Materia BIC
Biografía: literaria
ISBN:
978-84-17425-88-3
Páginas:
268
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Disponib 24/48H

26,50 €
Añadir a cesta
Disponib 24/48H

II CENTENARIO FLAUBERT (1821-2021)
Se sueña antes de contemplar –apuntaba el filósofo Gaston Bachelard– y solo se mira con pasión estética los paisajes que primero se han visto en sueños. Contaba con apenas veintiocho años y para Gustave Flaubert Oriente era ya un mito, la fuente de todos los sueños, plagado de pirámides, camellos, odaliscas y ruinas. La ocasión de realizar un viaje largo y completo al soñado Oriente, algo tan deseado como temido, resultó irrechazable. Acompañado de su amigo el escritor, viajero y fotógrafo Maxime Du Camp, Flaubert tuvo la oportunidad de conocer directamente todo aquello con lo que había soñado desde su infancia, en un particular Grand Tour que le llevó a Egipto, incluyendo una travesía por el Nilo, a Tierra Santa, Constantinopla, la Grecia clásica y finalmente a Italia. Fue un viaje extraordinario –entre octubre de 1849 y junio de 1851–, no sólo porque se realizó justo en el momento en el que se estaba extinguiendo el viaje romántico –que daría paso al turismo masivo, con todos sus inconvenientes–, sino porque fue el que produjo las primeras imágenes fotográficas que se tomaron de los principales restos arqueológicos de Egipto –visitados apenas unos años antes por Vivant Denon, el padre de la egiptomanía y responsable de la Colección egipcia del Museo del Louvre– gracias al intrépido Du Camp. Los dos amigos, protagonistas de esta historia, vieron cómo su vida quedaba marcada para siempre por su experiencia en Oriente. A lo largo del viaje, Flaubert mantuvo una actividad literaria constante, plasmada tanto en su numerosa correspondencia –que mantuvo con su madre, su hermano Achille, su tío Parain, el doctor Jules Cloquet o su amigo Louis Bouilhet–, como en sus notas de viaje, en numerosos cuadernos –la fuente más inmediata de sus aventuras e impresiones–, que revisadas y modificadas literariamente conformarían más tarde su Viaje a Oriente, publicado póstumamente.

Fernando Peña trata en este ensayo de rastrear la decisiva influencia que tuvo el mito de Oriente en la definitiva formación de Flaubert como escritor, y de demostrar cómo en aquellas notas, repletas de sensaciones, experiencias y recuerdos, se encontraba ya el gran escritor de Madame Bovary, cuya redacción abordó nada más regresar a Croisset.