ESPACE, TEMPS ET GRAVITATION

ESPACE, TEMPS ET GRAVITATION. EDICIÓN BILINGÜE

Editorial:
REINO DE CORDELIA, S. L.
Año de edición:
Materia
Poesía
Materia BIC
Poesía de poetas individuales
ISBN:
978-84-18141-00-3
Páginas:
168
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
EN LIBRERÍA
Colección:
LOS VERSOS DE CORDELIA

12,95 €
Comprar

En dólares:

$ 17,87
EN LIBRERÍA

Hasta 1995, el único rastro real de la poesía de Joaquín Gurruchaga se hallaba en la dedicatoria de Vicente Aleixandre autografiada en el ejemplar número 3 de "Sombra de Paraíso", publicado en 1944 por la editorial Adán: «Para Joaquín, recordando su poesía que le espera siempre, y con un gran abrazo». Solo cinco años antes de su muerte, se decidió a editar su creación poética, que a Claudio Rodríguez le llevaba a Verlaine. "Espace, Temps et Gravitation", aunque toma el título de una traducción al francés de un libro científico, interpreta la delgadez y elegancia de la poesía tardía de Gurruchaga: una reflexión sobre el tiempo vivido, momentos de los que no quiere o no se puede desprender y que reaparecen una y otra vez.

GURRUCHAGA, JOAQUÍN
(San Sebastián, 1910-2000) ejemplifica la tortuosa historia de la poesía española del siglo XX, condicionada, como otras vidas y muertes, por el hachazo de la Guerra Civil. Hijo único del arquitecto J. J. Gurruchaga, abandonó sus estudios de arquitectura por los de Letras. Matriculado en la mítica Facultad de García Morente, colaboró en la revista poética que iniciaron los estudiantes de la Universidad Central (hoy Complutense): "Floresta de prosa y verso". Joaquín Gurruchaga veneró el recuerdo de aquellos días hasta el final de su vida. Terminó en la posguerra la licenciatura en Filosofía e Historia. Con un grupo de amigos fundó la editorial Adán y más tarde la primera productora cinematográfica de la que formó parte: Altamira. Mientras estudiaba Ciencias Políticas, se matriculó en la Escuela de Cine. Años después obtuvo la cátedra de Historia del Arte en la Escuela de Bellas Artes. En el tramo final de su vida, Joaquín Gurruchaga aceptó que sus hijas emprendieran la tarea de editar los poemas que había ido escribiendo a lápiz de modo ininterrumpido, con rara vocación de poeta póstumo.