EL PENÚLTIMO NEGRONI

EL PENÚLTIMO NEGRONI. ARTÍCULOS (1995-2019)

Editorial:
DEBATE
Año de edición:
Materia
Comunicación Audiovisual
Materia BIC
Estudios generales
ISBN:
978-84-18056-44-4
Páginas:
336
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
En stock

19,90 €
Añadir a cesta
En stock

El libro que nos devuelve la voz de un escritor y periodista brillante, impredecible, libre. David Gistau gozó desde muy temprano de una libertad inusual, y supo hacer uso de ella como nadie. Esta antología da cuenta de un universo amplio y rico en contrastes (en el que tenían cabida la crónica política, la historia, el fútbol, el boxeo, la literatura, el cine y Los Simpson), cubre sus distintas etapas y registros, y nos redescubre a un escritor honesto, comprometido, independiente, inimitable, elegante y mordaz. Reseñas:
«En este libro se encuentra una parte fundamental de David Gistau, aquella que desgranó en las páginas de los periódicos. Su mejor luz, la que abarca un tiempo en el que su capacidad de observación llega adonde no llega casi nadie para explicar un tiempo que corrió tan deprisa que él mismo lo apuró como si fuera el último.»
MANUEL JABOIS «David Gistau fue nuestro Hemingway: artículos brillantes, boxeo, vida. Leerlo es una aventura fascinante.»
ARTURO PÉREZ-REVERTE «Gistau sabía que para disfrutar de ciertas cosas en la vida hay que excederlas. Y aplicó esa certeza al periodismo y a la literatura.»
ANTONIO LUCAS «Nadie podrá llenar el vacío que ha dejado su ausencia. Era un brillante columnista, un creador de lenguaje y un espíritu independiente.»
PEDRO GARCÍA CUARTANGO «Una mirada tan poderosa y cultivada como ingenua hace de Gistau el perfecto cronista de un mundo donde los políticos son los sonados y los boxeadores los tipos con cabeza.» ROSA BELMONTE

GISTAU, DAVID
David Gistau (Madrid, 1970) es columnista y cronista en el diario ABC, así como colaborador radiofónico. Esta es su tercera novela, con la que intenta compensar en parte que el destino no le permitiera ser un escritor americano de los que frecuentaban el Madison Square Garden durante los años en blanco y negro del siglo pasado. Cuando en las primeras filas había que taparse con un periódico para que no salpicara la sangre.