CLICS CONTRA LA HUMANIDAD

CLICS CONTRA LA HUMANIDAD. LIBERTAD Y RESISTENCIA EN LA ERA DE LA DISTRACCIÓN TECNOLÓGI

Editorial:
GATOPARDO EDICIONES
Año de edición:
Materia BIC
FICCIÓN MODERNA Y CONTEMPORÁNEA
ISBN:
978-84-121414-3-6
Páginas:
192
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
En stock

18,95 €
Añadir a cesta
En stock

Vivimos pegados a la pantalla, sometidos a los cantos de sirena de la tecnología digital: redes sociales, entretenimientos a la carta y un flujo constante de estímulos online compiten sin tregua por captar nuestra atención. En la era del exceso informativo, la atención ha pasado a ser un bien escaso y codiciado por las grandes empresas tecnológicas. ¿Cómo afecta este fenómeno a nuestra autonomía y nuestra libertad? ¿Cómo podemos oponer resistencia a la colonización de nuestra mente? Con un pie en la antigua Grecia y el otro en Silicon Valley, Clics contra la humanidad arroja luz sobre uno de los problemas más urgentes de nuestro tiempo.
James Williams, que fue estratega de Google antes de estudiar filosofía en Oxford, afirma en este ensayo que los sistemas inteligentes de persuasión que condicionan nuestro pensamiento y nuestra conducta constituyen una grave amenaza para la libertad y la democracia. En vez de ayudarnos a alcanzar nuestras verdaderas metas vitales, las tecnologías digitales desvían y explotan nuestra atención, aprovechándose de nuestras vulnerabilidades psicológicas. Hace demasiado tiempo que minimizamos los trastornos resultantes, descartándolos como simples "distracciones" o molestias menores. Sin embargo, son mecanismos que socavan la voluntad humana, cuyos efectos pueden ser irreversibles si no actuamos a tiempo.

WILLIAMS,JAMES
James Williams (Cabo Cañaveral, Florida, 1982) trabajó durante diez años en Google, donde destacó como uno de los estrategas más talentosos, y obtuvo el Founder's Award, el máximo reconocimiento de la compañía. Al igual que su amigo Tristan Harris, Williams abandonó Google tras tomar conciencia del impacto negativo de la tecnología digital sobre sus usuarios, y se fue a estudiar a la Universidad de Oxford. Allí obtuvo un doctorado, centrando su investigación en la filosofía y la ética de la tecnología. Es cofundador de la organización Time Well Spent (el actual Center for Humane Technology).