AQUELLOS HERMOSOS DÍAS DE MI JUVENTUD

AQUELLOS HERMOSOS DÍAS DE MI JUVENTUD

Editorial:
EDICIONES DESTINO, S.A.
Año de edición:
Materia
Memorias
Materia BIC
FICCIÓN MODERNA Y CONTEMPORÁNEA
ISBN:
978-84-233-4253-2
Páginas:
260
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
SIN STOCK

18,00 €
Añadir a cesta
SIN STOCK

El mundo en que Ana Novac despierta a la juventud es un mundo de horror, macabro y distorsionado, pero incluso allí hay espacio tanto para lágrimas como para risas, para comprender qué signifi ca morir y qué signifi ca sobrevivir. La posesión de un diario y un lápiz se convierte en ese contexto en el sentido de la existencia, y en el sentido del propio diario: «escribo, luego soy». ¿Cómo una muchacha pudo escribir, esconder y poner a salvo este diario en el terrible campo de Plaszow, bajo el sádico mandato del comandante Amon Görth, o en el campo de extermino de Auschwitz, uno de los más terribles? La respuesta según Ana Novac es muy sencilla: «a Hitler no le interesaban nuestros pensamientos, sólo quería nuestro pellejo.» Como una involuntaria cronista de los campos, Ana registra en su cuaderno lo que puede observar y vivir desde dentro: la vida en los barracones, el sufrimiento de sus compañeras, las relaciones, marcadas tanto por el egoísmo como por el coraje y la ternura. Y lo que es más importante, con un estilo impresionante, limpio, de gran efectividad emocional y altura literaria.

ANA NOVAC
Ana Novac nació en 1929 en Siebenbürgen (Rumania). En 1944 fue deportada a Auschwitz, donde sus padres fueron asesinados. Tras un penoso periplo por varios campos de concentración, fue liberada en mayo de 1945. «Fui la única que regresó: calva, con 34 kilos de peso, con tuberculosis y otras cuatro o cinco enfermedades mortales, en posesión de mi diario, que había arrastrado conmigo por un sinfín de campos de concentración.» Entre 1950 y 1963 vivió en Bucarest y escribió algunas obras de teatro que fueron traducidas a varias lenguas. En 1958, una obra suya fue califi cada de enemiga del Estado y se le «cerraron todas las puertas. Salvo el periódico deportivo, todos los órganos de prensa empezaron a evitarme con un celo extremo». En 1965 obtuvo un pasaporte para ir a Europa occidental. Primero vivió en Berlín y desde 1970 en París, donde publicó una serie de novelas. Los bellos días de mi juventud se publicó en 1966 en Hungría, en 1967 en Alemania, en 1968 en Francia y más tarde también en Italia, en los Países Bajos (1970) y, en 1977, en los Estados Unidos. Posteriormente se publicó en Rumanía. En la década de los noventa, se publicó en Francia Aquellos hermosos días de mi juventud en una nueva versión elaborada por la autora.