ALIENTO DE VIDA Y LUZ DEL CAMINO

ALIENTO DE VIDA Y LUZ DEL CAMINO. EL ESPIRITU, INTERPRETE DE LA PALABRA

Editorial:
EDICIONES SAN PABLO
Año de edición:
Materia BIC
Relaciones interreligiosas
ISBN:
978-84-285-5843-3
Páginas:
192
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
PARA ENVIAR

16,00 €
Comprar
PARA ENVIAR

El fallecimiento del jesuita y Maestro Zen Kakichi Kadowaki truncó la culminación de un libro sobre la lectura entrañable en el Espíritu de la Palabra de Vida. Tras su muerte, Juan Masiá y Pedro Vidal han terminado esta obra póstuma sirviéndose de grabaciones en japonés, español e inglés de sus meditaciones para ejercicios espirituales de 2015 y 2016 y de sus apuntes inéditos, su agenda y su diario de lecturas de sus viajes. En él están presentes los tres temas principales de la travesía de Kadowaki entre el Zen y la Biblia: el Cuerpo, el Camino y el Espíritu. El padre Kadowaki deseaba integrar las místicas cristiana y Zen centrando sus meditaciones en el Espíritu Santo, Aliento de Vida y Luz del Camino. Sus intuiciones, por encima de comparaciones entre Oriente y Occidente, siguen proyectando luz sobre el fondo común espiritual de lo humano universal.

KADOWAKI, J. KAKICHI
El padre Kadowaki deseaba integrar las místicas cristiana y Zen centrando sus meditaciones en el Espíritu Santo, Aliento de Vida y Luz del Camino. Sin embargo, su fallecimiento truncó la culminación de este libro, que hace presentes los tres temas principales de la travesía de Kadowaki entre el Zen y la Biblia: el Cuerpo, el Camino y el Espíritu. Tras su muerte, Juan Masiá y Pedro Vidal han terminado esta obra póstuma sirviéndose de grabaciones en japonés, español e inglés de sus meditaciones para ejercicios espirituales espirituales de 2015 y 2016, además de sus apuntes inéditos, su agenda y su diario de lecturas de sus viajes. Sus intuiciones, por encima de comparaciones entre Oriente y Occidente, siguen proyectando luz sobre el fondo común espiritual de lo humano universal. Complementa el libro y un epílogo de los editores en diálogo con Adolfo Nicolás, Superior General de los Jesuitas entre 2008 y 2016.