NO HAY ALA OESTE EN LA MONCLOA

NO HAY ALA OESTE EN LA MONCLOA. LA REALIDAD DEL PODER EN ESPAÑA

Editorial:
EDICIONES PENÍNSULA S.A.
Año de edición:
Materia BIC
Políticas del Gobierno central
ISBN:
978-84-9942-701-0
Páginas:
352
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Sin stock. Entrega estimada en 2/3 dí
Colección:
Atalaya

19,90 €
Comprar

En dólares:

$ 27,46
Sin stock. Entrega estimada en 2/3 dí

«Pocas cosas hay menos emparentadas con la ficción, más sólidamente reales, que el ejercicio diario de la dirección política de un país.»Javier Zarzalejos, uno de los más estrechos colaboradores de José María Aznar durante sus dos legislaturas al frente del Gobierno de España, conoce muy bien los mecanismos del poder. Los ha manejado. Y lejos de la idealización buenista de la política, la suya es una visión desde la realidad, que rechaza, al mismo tiempo, la concepción conspiratoria y malvada de la responsabilidad política que tienen algunos.Articulado sobre experiencias reales, autobiográficas en muchos casos, de quien fue testigo y en muchos casos participó directamente en diverso grado en algunas de las decisiones que definen la etapa de Gobierno desde 1996 a 2004, No hay ala oeste en la Moncloa trata de explicar el porqué, pero, sobre todo, en este caso, el cómo se gobierna un país que tiene fortalezas y limitaciones.Bajo esa idea, se muestra el arranque de la administración popular tras muchos años de dominio socialista, la política antiterrorista y la intrahistoria de decisiones estratégicas que conllevó, la relación entre la Moncloa y la Zarzuela, la proyección exterior de España, la dinámica del Gobierno bajo la dirección de José María Aznar y la sucesión a cargo de Rodríguez Zapatero, con incursiones en sucesos posteriores y en la actualidad.

JAVIER ZARZALEJOS NIETO
Javier Zarzalejos (Bilbao, 1960) es desde 2012 director de FAES (Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales). Tras las elecciones de 1996, José María Aznar le nombró secretario general de la Presidencia del Gobierno, cargo en el que permaneció durante las dos legislaturas que siguieron. Desde esa posición, en 1999, recibió el encargo de iniciar un diálogo con ETA ?junto con Pedro Arriola y Ricardo Martí-Fluxá, secretario de Estado de Seguridad- autorizado por el presidente del Gobierno y posteriormente asumió un papel relevante en la negociación del pacto antiterrorista.