LAS 10 CESTAS DE CAPERUCITA

LAS 10 CESTAS DE CAPERUCITA

Editorial:
EDICIONES BEASCOA, S.A.
Año de edición:
Materia BIC
Cuentos tradicionales
ISBN:
978-84-488-4774-6
Páginas:
48
Encuadernación:
Cartoné
Disponibilidad:
Sin stock. Entrega estimada en 2/3 dí
Colección:
Clásicos de siempre

14,96 €
Comprar

En dólares:

$ 20,64
Sin stock. Entrega estimada en 2/3 dí

Las matemáticas son como un juego, y como mejor se aprende es jugando.¿Cuántas cestas lleva Caperucita?
¡Tú llevarás la cuenta mientras yo te cuento el cuento!Si quieres acompañar a Caperucita
a través del bosque, date prisa.Coge el libro con las dos manos...¡Cierra los ojos!
¡Cuenta hasta diez!
¡Dale la vuelta!
¡Ponlo al revés!Y si al abrirlo no te das en la nariz
¡ya puedes empezar a leer!En este cuento encontrarás una vaca,
dos gallinas y tres ovejas
pero ten cuidado,
también hay un lobo feroz,
una bruja con escoba
y un gallo con altavoz.Bajo la premisa de que las matemáticas son como un juego y como mejor se aprende es jugando, la colección de libros «Clásicos para contar» revisa los cuentos clásicos incorporando, con mucho humor y a modo de juego, conceptos matemáticos simples y aplicables a la vida cotidiana de los niños. De este modo, la misma historia les llevará a utilizar el cálculo mental así como los primeros conceptos matemáticos (números ordinales, números cardinales, pequeñas sumas y restas, etc.). Los más pequeños ejercitarán su atención y aprenderán sin darse cuenta.Además, el cuento se completa con juegos de ingenio relacionados con la historia.

PÉREZ, MIGUEL
Su madre quiso que estudiara música. Pero él prefirió escucharla. Luego, se hizo periodista. Todo es rock and roll. Al fin y al cabo, escribir un buen reportaje es como componer una buena canción. O tienes fuerza, ritmo, una melodía y cosas que decir, o eres ruido de fondo. Trabaja en el periódico El Correo. Nació en 1964. Barakaldo. No recuerda qué bolo fue el primero, pero sí sabe que sucedió en el patio de un colegio. También, que luego vio a The Clash, Motörhead, Mike Olfield y Pat Metheny. Su primera entrevista musical le condujo ante Monty Alexander. El pianista le estrechó la mano. Si la fantasía y el alma son físicas, deben de tener la forma de aquellos dedos. Como todo buen hijo de los años 60 y 70, procura conservar siempre en buen estado un ejemplar del Made in Japan, de Deep Purple. Colecciona versiones del Good Vibrations, de Beach Boys, cuanto material se reedita de la movida y casi todas las mañanas comienza el día con Brian Setzner & The Nashvillains o con Cyndi Lauper y Allen Toussaint en Memhpis. Le gustaría haber sido guitarrista de REO Speedwagon. Una noche, de regreso a casa, la Guardia Civil le paró en un control. El agente se sorprendió de que todos y cada uno del centenar de cedés que llevaba en el coche fueran originales. Y así sigue. De los políticos puede decir que son estrellas de rock adiestradas en un concurso de televisión.