HISTORIA (VOL. XV) DE AL-ANDALUS SEGÚN LAS CRÓNICAS MEDIEVALES

HISTORIA (VOL. XV) DE AL-ANDALUS SEGÚN LAS CRÓNICAS MEDIEVALES

Editorial:
FAJARDO EL BRAVO
Año de edición:
Materia BIC
Estudios generales
ISBN:
978-84-938227-1-2
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Sin stock. Entrega estimada en 5/7 días.

50,00 €
Comprar

En dólares:

$ 69,00
Sin stock. Entrega estimada en 5/7 días.

Magna obra, de más de 20 volúmenes, con la traducción de las crónicas históricas sobre Al-Andalus, ordenadas de forma cronológica. Cuando comienza este libro el escenario es espléndido: al-Andalus lleva un siglo de pujanza incontestada que ha abierto camino a un espectacular desarrollo en todos los ámbitos de la existencia. Prosperan la agricultura y el comercio, que llenan las arcas del Estado; florecen la literatura y las artes. Ningún enemigo la inquieta; los poderosos ejércitos califales no tienen rival en la Península y pisan con fuerza en el Magrib. La gente vive bien... y no tiene conciencia ni recuerdos de que se pueda vivir de otra forma.
Pero parece que los largos periodos de bienestar y el olvido empujan a la gente al abismo, y los andalusíes -los cordobeses en realidad, pues todo el "mérito" es suyo- no son una excepción: Desprecian lo que tienen y se dedican con entusiasmo a destruirlo de la única manera que se puede hacer, desde su interior. Lo malo es que también están destruyendo su mundo.
Cuando termina este libro, menos de treinta años después, al-Andalus es una tierra derrotada, empobrecida y dividida, tributaria de los reinos cristianos y sometida a sus continuos ataques e incursiones, con su orgullosa capital, Córdoba, asolada y arrasada por guerras, asedios y matanzas. Una tierra que ya ha iniciado su inexorable camino hacia el final...
Las voces de sus protagonistas nos llevan paso a paso a través de la catástrofe, destacando las de los testigos directos que lo hacen con la desesperanza de la proximidad. Y también nos hablan -siempre acusadoras- de sus protagonistas, críticas hasta en el elogio
Pero siempre es más fácil interpretar el pasado que adivinar el futuro, y ellos no fueron más que hombres como nosotros arrastrados por la rueda del destino y la vorágine de los tiempos.
El resultado fue trascendental para ellos, pero también para la España cristiana, cuya historia habría sido sin duda diferente si hubiese seguido teniendo enfrente a la nación y a los ejércitos más poderosos de Occidente.