LOS CARACTERES DE LA EDAD CONTEMPORÁNEA

LOS CARACTERES DE LA EDAD CONTEMPORÁNEA

Editorial:
ESCOLAR Y MAYO EDITORES
Año de edición:
Materia
Filosofía
Materia BIC
Filosofía occidental: c. 1600-c. 1900
ISBN:
978-84-17134-31-0
Páginas:
288
Encuadernación:
Bolsillo
Disponibilidad:
EN LIBRERÍA

Descuento:

-5%

Antes:

18,00 €

Despues:

17,10 €
Comprar

En dólares:

$ 23,60
EN LIBRERÍA

Esta edición de Los caracteres de la edad contemporánea recupera la traducción de la obra que José Gaos publicó en Revista de Occidente en 1934. La traducción viene precedida, además de por una introducción del propio Gaos al texto fichteano, por un riguroso y prolijo estudio de Roberto Navarrete, profesor de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid. En las diecisiete lecciones que componen la obra expone Fichte su filosofía de historia. Para ello se basa en un trascendental que le permite determinar el fin y el sentido de la historia, pero estas elevadas pretensiones teóricas no le alejan de los hechos, del mundo histórico efectivamente dado. El mundo de Fichte es el de Napoleón, que en la imagen es acunado por el mismísimo diablo y que en buena medida explica el jucio tan negativo que emite sobre su época. Como es sabido, en el último periodo de su vida Fichte se convirtió en uno de los grandes ideólogos de la nación alemana, y su influencia se ha dejado sentir

GOTTLIEB FICHTE JOHANN
Johann Gottlieb Fichte nació en Rammenau en 1762. Estudió Teología y Filosofía en las Universidades de Jena, Wittenberg y Leipzig. Fichte constituye una pieza clave en el desarrollo del Idealismo alemán. El estudio de la obra de Kant abrió nuevos caminos a sus especulaciones filosóficas. Había sido precisamente a Kant a quien habia enviado el manuscrito de Crítica de toda revelación, que supondría el comienzo de su éxito y fama. Desde 1794 a 1799 ocupó la cátedra de Filosofía de la Univerisdad de Jena. En esos años comenzó a sistematizar su Doctrina de la ciencia, que luego sometería a reelaboraciones sucesivas. Acusado de ateísmo, se vio obligado a abandonar la ciudad y establecerse en Berlín. Tras breves estancias en Erlangen, Königsberg y Copenhague, volvió definitivamente a Berlín, de cuya Universidad fue el primer rector elegidompor votación. En esta misma colección " Clásicos del Pensamiento " están publicadas sus obras Reivindicación de la libertad de pensamiento y otros escritos políticos e Introducciones a la doctrina de la ciencia.

Otros libros del autor