GUERRA CIVIL Y LA TERCERA ESPAÑA

GUERRA CIVIL Y LA TERCERA ESPAÑA. DE CÓMO UNAS MINORÍAS EXTREMAS NOS LLEVARON A LA GUERRA

Editorial:
EDITORIAL ALMUZARA, S.L.
Año de edición:
Materia
Historia de España
Materia BIC
Guerra civil española
ISBN:
978-84-16776-25-2
Páginas:
128
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
En stock
Colección:
HISTORIA

14,96 €
Comprar

En dólares:

$ 20,64
En stock

No es cierto que en la Guerra Civil se enfrentaran las dos Españas. La mayoría conformaba una tercera España —ni reaccionaria ni revolucionaria— que se vio arrastrada a la guerra por las minorías radicalizadas de la izquierda y de la derecha.

La Guerra Civil Española (1936-1939) fue un conflicto que desangró España durante casi tres crueles e interminables años y que supuso la muerte de 500.000 personas. En ese choque mortal se enfrentaron dos bandos, el favorable al legítimo gobierno de la II República y los militares sublevados dirigidos por el general Francisco Franco quien al final de la contienda instauró una dictadura que se mantuvo hasta su muerte.

Estudios, memorias y ensayos han mostrado, de forma generalizado, una visión fatalista y simplista que supone que todos los españoles pusieron sus vidas, con ardor y furia y sin dudarlo un instante, al servicio de uno de los dos bloques en lucha. Así nació y se consolidó un mito que perdura hasta la actualidad: el mito de las dos Españas y, con él, el del cainismo del pueblo español.

Desterrar este dañino mito defendido por vencedores y vencidos y por historiadores de distinto signo es lo que afronta Joaquín Riera en esta obra. A partir de las fuentes documentales y orales disponibles, realiza un análisis histórico riguroso y no sesgado de los hechos poniendo de manifiesto que durante ochenta años se ha silenciado, censurado y menoscabado a la Tercera España, a la mayoría de españoles, de extracción social e ideología diversas, que en el verano de 1936 y hasta el final de la Guerra Civil decidieron no alinearse con ninguno de los dos bandos enfrentados a muerte pero fueron arrastrados por la fuerza a tomar partido por uno de ellos.