ENTRE ALAMBRADAS. 41 DÍAS EN EL MAR

ENTRE ALAMBRADAS. 41 DÍAS EN EL MAR. MEMORIAS DE UN EXILIO

Editorial:
LOQUENOEXISTE PRODUCCIONES S.L.
Año de edición:
Materia BIC
Historias reales de heroísmo, entereza y supervivencia
ISBN:
978-84-948603-6-2
Páginas:
300
Encuadernación:
Bolsillo
Disponibilidad:
Sin stock. Entrega en 3/5 días.

16,90 €
Comprar

En dólares:

$ 23,32
Sin stock. Entrega en 3/5 días.

Nacido en Santander en 1921, hijo de un tipógrafo socialista y capitán del ejército republicano a los 19 años, el 5 de febrero de 1939 Eulalio Ferrer Rodríguez cruzó junto a su familia la frontera con Francia en una evacuación desesperada.
Los primeros meses de su exilio transcurrieron en el campo de refugiados de Argelès-sur-Mer, en el sureste de Francia, donde documentó la vida de los internados los habitantes de lo que él denominaba CLI (Centro de Locos Incurables), su sufrimiento y su esperanza, sus rituales, sueños y obsesiones. Entre alambradas es su diario de aquellos meses, que sobrevivió acompañado por un ejemplar de El Quijote que llegó a sus manos providencialmente y le instiló «la dosis de esperanza y de aliento» necesarias para seguir soñando con la libertad.
En la segunda parte de este libro, 41 días en el mar, Ferrer narra la travesía desde Francia hasta América de casi 500 exiliados españoles a bordo del vapor Cuba, y cómo el dictador Trujillo vetó su desembarco en su primer destino, Santo Domingo, finalizando el viaje en México, el país que se convertiría en la prolongación de su patria.
Estos dos diarios se acompañan de una introducción a cargo de Ana Sara Ferrer Bohórquez, Juan González Bedoya y Jesús Gutiérrez Morlote.

FERRER RODRÍGUEZ, EULALIO
Publicista, intelectual, autor de más de treinta libros y gran defensor de la lengua española, Eulalio Ferrer fue nombrado miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua, miembro correspondiente de la Real Academia Española y de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. Patrocinó el Museo Iconográfico del Quijote en la localidad mexicana de Guanajuato, «una ofrenda de gratitud a México por la hospitalidad que nos brindó a quienes luchamos por la República Española y perdimos esa batalla».