DESDE QUE LA SAMBA ES SAMBA

DESDE QUE LA SAMBA ES SAMBA

Editorial:
TRES PUNTOS EDICIONES
Año de edición:
Materia
Narrativa Hispánica
Materia BIC
FICCIÓN MODERNA Y CONTEMPORÁNEA
ISBN:
978-956-366-001-2
Páginas:
300
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
EN STOCK

20,00 €
Comprar

En dólares:

$ 27,60
EN STOCK

A través de la sensual historia de un triángulo amoroso entre una irresistible prostituta, su golfo Blancura -compositor y ladrón de letras ajenas de samba y malandrín recreado de un personaje real, Sílvio Fernandes, muerto loco a los veintisiete años-, y uno de sus más apasionados clientes, Sodré, en Desde que la samba es samba se narra la historia y cotidianeidad de la década del veinte en Rio de Janeiro, momento del nacimiento de la samba moderna en el barrio Largo do Estácio, zona de meretricio. La trama, sostenida en este triángulo, está matizada con sensualidad vigorosa, ritos religiosos afrobrasileños, estibadores y marineros, cafiches vestidos de blanco con corbatas bermellón y pequeños delincuentes, homenaje al modernismo brasileño que renovaría la cultura del país.

LINS, PAULO
Paulo Lins nació en una favela de Rió de Janeiro en 1958. En los años ochenta formó parte del grupo Cooperativa de Poetas y en 1986 publicó el libro de poemas titulado Sobre o sol. Se ha dedicado también a la enseñanza, y en la actualidad escribe guiones de largometrajes, dirige películas para la televisión y colabora en diversas revistas y periódicos brasileños. De 1986 a 1993 trabajó como ayudante de la antropóloga Alba Zaluar ?que por entonces investigaba la criminalidad en las favelas brasileñas?, y precisamente de sus entrevistas y pesquisas surgió la idea de escribir una novela basada en cuanto había visto y oído: así se gestó Ciudad de Dios, donde Lins mezcla la ficción con una realidad social desconocida para la mayoría de los lectores. Convertida en una de las obras más vendidas en Brasil en los últimos años, y traducida a numerosos idiomas, Ciudad de Dios ha inspirado la película del mismo título, dirigida por el brasileño Fernando Meirelles, que contó con el asesoramiento del propio Paulo Lins.