ARTE DE LA RESTAURACIÓN

ARTE DE LA RESTAURACIÓN. Y OTROS TEXTOS SOBRE CONSERVACIÓN DE CUADROS

Editorial:
ATHENAICA EDICIONES UNIVERSITARIAS
Materia
Conservación y Restauración
Materia BIC
Conservación, restauración y cuidado de obras de arte
ISBN:
978-84-17325-48-0
Páginas:
146
Encuadernación:
Bolsillo
Disponibilidad:
EN STOCK

18,00 €
Comprar

En dólares:

$ 24,84
EN STOCK

Bajo la dirección del Museo del Prado de Federico de Madrazo, quien tomó las riendas del Museo por primera vez de 1860 a 1868, fueron restauradores de la plantilla Nicolás Argandona, Nicolás Gato de Lema y Vicente Poleró. En esta primera gran generación de restauradores del Prado, destaca como tratadista Vicente Poleró, que era también pintor, conservador y académico. Su labor conjugaba la conservación con la restauración, advirtiendo sobre la importancia de anteponer la primera, y divulgando los conocimientos y reglas de la restauración, con lo que se desligaba del tradicional secretismo profesional. Entre sus cometidos en el Museo le correspondió la colocación y distribución de los cuadros en la reforma acometida por Federico de Madrazo en 1866, reuniendo sus opiniones sobre las adquisiciones y estado de conservación del edificio y las obras en su libro "Breves observaciones sobre la utilidad y conveniencia de reunir en uno solo los dos Museos de Pintura de Madrid y sobre el verdadero estado de conservación de los cuadros que constituyen el Museo del Prado", publicado en 1868, y que se refiere al Museo del Prado y el de la Trinidad. El "Arte de la Restauración". Observaciones relativas a la restauración de cuadros, que se reproduce en este volumen precediendo a las "Breves observaciones" citadas, se publicó por primera vez en 1853 y constituye uno de los más importantes tratados sobre restauración de la historia. En esta edición se incluye otro capítulo de una obra suya posterior, el "Tratado de la Pintura en general", publicado en 1866, sobre la forración de cuadros y la trasposición de pinturas sobre tabla a lienzo, operaciones importantes y habituales de la restauración, especialmente la primera, y que no aparecen en el "Tratado de la Restauración". Escritos en un estilo prácticamente oral, como un maestro que se dirige a unos discípulos, estas páginas de Vicente Poleró no son sólo un magnífico manual de restauración sino un compendio de ideas estéticas que dan claves para la conservación de nuestras obras de arte.