¡Feliz Día Internacional del Libro Infantil!

Librería Luces se une un año más a la celebración del Día Internacional del Libro Infantil, que desde hace 47 años y promovido por el IBBY, se lleva celebrando a nivel mundial. La fecha de la celebración, 2 de abril, coincide con la del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen.

Como cada año, el IBBY selecciona un escritor y un ilustrador reconocido en el ámbito de la literatura infantil, y este año el país elegido ha sido Irlanda. El diseño del cartel es de Niamh Sharkey, y el texto, de la escritora Siobhán Parkinson. A continuación os dejamos con las obras que estos artistas nos han brindado.

¡Feliz Día del Libro Infantil!


CARTEDIALIBROINFANTIL2014

cartalibroinfantil

Carta a los niños del mundo

Los lectores a menudo le preguntan a los escritores cómo escriben sus historias – ¿de dónde salen las ideas? Provienen de mi imaginación, contesta el escritor. Ah, claro, suele contestar el lector. Pero, ¿dónde está tu imaginación, de qué está hecha y es cierto que todo el mundo tiene una?

Bueno, responde el escritor, está en mi cabeza, por supuesto, y está compuesta de imágenes y palabras y recuerdos y rastros de otras historias y palabras y fragmentos de cosas y melodías y pensamientos y rostros y monstruos y formas y palabras y movimientos y palabras y olas y arabescos y paisajes y palabras y perfumes y sentimientos y colores y rimas y pequeños chasquidos y silbidos y sabores y explosiones de energía y acertijos y brisas y palabras. Todo ello girando ahí dentro y cantando y comportándose como un caleidoscopio y flotando y sentándose y pensando y rascándose la cabeza.
Por supuesto que todo el mundo tiene imaginación: sin ella, no seríamos capaces de soñar. No obstante, no toda imaginación tiene las mismas cosas dentro de ella. Probablemente, la imaginación de los cocineros contenga en su mayoría sabores, de la misma manera que la imaginación de los artistas contendrá sobre todo colores y formas. La imaginación de los escritores está principalmente llena de palabras.
Para los lectores y oyentes de historias, sus imaginaciones también se nutren de palabras. La imaginación de un escritor trabaja y da vueltas y da forma a las ideas, a los sonidos, a las voces, a los personajes y a los acontecimientos hasta convertirlos en una historia; esta historia no está compuesta de otra cosa que no sean palabras, batallones de garabatos desfilando por las páginas. Entonces ocurre que, de pronto, llega un lector y esos garabatos cobran vida. Siguen estando en la página, siguen pareciendo garabatos pero también están retozando en la imaginación del lector, y éste da forma e hila las palabras para que la historia ahora tenga lugar en su cabeza, como tuvo lugar en la cabeza del escritor.
Este es el motivo por el cual el lector es tan importante para una historia como lo es el escritor. Solo hay un escritor para cada de ellas, pero hay cientos o miles o incluso a veces millones de lectores de historias, que leen en el mismo idioma que el del escritor o que quizás hasta lean traducciones en muchos otros idiomas diferentes. Sin el escritor, no nace el cuento; sin todos los miles de lectores alrededor del mundo, el cuento no llegará nunca a vivir todas las vidas que puede vivir.
Todo lector de una historia tiene algo en común con los otros lectores de esa misma historia. Separadamente, aunque también de alguna manera juntos, ellos han recreado la historia en su propia imaginación: una acción que es tanto privada como pública, individual como común, íntima como internacional.
Es posiblemente lo que los humanos hacen mejor.
¡Seguid leyendo!

Leer Más

Marta Altés, la artista que pinta sonrisas

   Primero nos sorprendió con “Mi abuelo”, un álbum ilustrado que trata con ternura el tema de la vejez y la demencia senil. La historia, narrada desde el punto de vista del nieto, llega a todos los públicos precisamente por la forma natural y sencilla en la que está narrada. Mi abuelo se está haciendo mayor. Pero él es así, y por eso le quiero.” Aunque los personajes están personifcados en figuras de osos, la historia es tan humana que parece que estemos viendo a un abuelo con su nieto en personas. Otro gran acierto del álbum es el uso del color, pues Marta Altés se ha centrado en tonalidades ocres que combina con un rojo vivo contundente para determinados personajes, lo que a acentúa el contraste visual y emocional de la historia.

abuelo

Tras “Mi abuelo”, llegó “¡NO!”, un perro que nos robará el corazón desde la primera vez que lo veamos en la portada del libro, por su aspecto cariñoso y juguetón. Él está convencido de que su nombre es No y que todos lo adoran, pues no paran de referirse a él en todo momento y lugar. La simpatía de este personaje y su inocencia exultante arrancarán más de una carcajada en el lector.

No-MAltes-Thule

Y antes de cerrar el pasado año se publicó el último libro de Marta Altés en España: “Soy un artista”, el álbum más colorista de la autora, y el primero (en español) donde aparece un niño como protagonista. De nuevo, la autora-ilustradora juega con el punto de vista del niño que se contrapone al del adulto (en este caso la madre del protagonista) en torno a lo que cada uno de ellos entiende por arte y por el hecho de ser un artista.

soy un artista

El humor de Marta Altés es un humor inteligente y lleno de frescura que consigue aunar dos palabras en apariencia irreconciliables: provocacion y sensibilidad. Una artista de la que tomar nota y a la que habrá que seguir siguiéndole la pista.

marta+altes+i+am+an+artist

Marta Altés (Barcelona, 1982) estudió diseño gráfico en Barcelona y tras trabajar allí como diseñadora gráfica, decidió trasladarse a Inglaterra para cursar estudios y unirse a la MA in Children’s Book Illustration en la Cambridge School of Art. Desde que se graduó, ha estado trabajando como ilustradora. Actualmente reside en Inglaterra.

María (Luces Infantil)

Leer Más

EL FRANCOTIRADOR PACIENTE, Arturo Pérez-Reverte

El francotirador paciente
Pérez-Reverte, Arturo
Alfaguara 2013
978-84-204-1649-6

Confieso que para mí no es difícil comentar positivamente un título de Arturo Pérez-Reverte. Como también que, al conocer el tema base sobre el que gira la trama, no quedé muy entusiasmado como en sus anteriores obras.

Sin embargo… primer capítulo… y ya piensas en buscar cualquier ratito libre que tener, para poder sumergirte en el relato.

Una novela aparentemente amena con la que volver a las lecturas de intriga y disfrutar de la tensión que conlleva una buena narración del género. Acción y misterio en sus protagonistas y, hasta buenos momentos de nervios debido a la intensidad de ciertos párrafos.

Lo más sorprendente, es que es algo más que todo eso. Es una nueva concepción del arte, de la sociedad y del comportamiento radical del ser humano. Ayuda a comprender bastantes situaciones por las que estamos atravesando actualmente.

Es una muy buena elección en estos momentos, pero no debo desvelar nada más. Sería un error por mi parte. Disfrútelo.

José Díaz

Leer Más

LA ESCUELA DEL ABURRIMIENTO, de Luigi Amara

Vivimos una época marcada por la saturación de estímulos, el histerismo multitarea, la abulia informativa y la búsqueda constante de novedades. Una secuencia incesante de canciones, noticias, películas, videojuegos, recetas, estrategias, dietas, cursos, campeonatos y verbenas con las que cubrir de pegatinas la abultada maleta de nuestra experiencia. Nos da miedo quedarnos parados, renegamos del  silencio y la soledad como si fueran enfermedades  y, cuando nos dicen que es precisamente su ausencia la causante de males, necesitamos de gurús que nos guíen a través de esos desolados páramos y nos ayuden a encontrar una “utilidad” al reposo y al alejamiento: hay que amortizar tamaña inversión de tiempo, vestirlo de galas exóticas y lejanas, comprar incienso, budas, pociones, ungüentos. El aburrimiento, entendido como tal, sin apellidos ni marca registrada, no tiene sitio ni lugar en ningún método ni en ningún diagnóstico de especialista. Hay que huir de él, porque ya está en todos lados. Hay que maquillar ese rostro o mirar en otra dirección.

Ahora, una pausa. Bostecemos.

“La escuela del aburrimiento” no te aburrirá, al contrario, supone una interesante incursión en el vacío más o menos ilustrado de la mano de insignes escritores como Pascal, Montaigne o Baudelaire. Sí, los franceses sabían mucho de esto. Quizás porque el aburrimiento fue un producto de las costumbres de la burguesía más adocenada (ahora que la mentalidad burguesa lo ha invadido tanto, el aburrimiento ha conseguido democratizarse: todos estamos aburridos, no importa clase o latitud), particularmente a finales de siglo XIX, cuando el Spleen, el ennui, la nada, se consideró un veneno de las almas sensibles, y cualquier poeta que se dignase a ser tratado como tal necesitaba sumergirse en el tedio para destilar sus mejores versos.

Otra pausa. Bostecemos de nuevo.

Luigi Amara no solo se queda en los franceses, sino que irrumpe en la escena punk de finales de los 70, encontrado en el aburrimiento un posible elemento dinamizador de la escena transgresora del “no future”. “I am bored, I am the president of the bored”, cantaba Iggy Pop en el año 79 en su album “New values” (“Nuevos valores”)

·En la segunda parte del libro Luigi decide armarse de valor y sumergirse en el deporte más extremo: encerrarse en su cuarto, a falta de una torre como la del acaudalado Montaigne. En sus páginas relata sus aventuras con moscas, musarañas y grietas en la pared, con la ayuda, siempre, de amigos imaginarios como Pessoa, Perec o Dostoievski. Culmina su aventura con una terapia de shock: un viaje a Las Vegas, capital mundial del capital, la carne, el neón y el espectá-culo, sede de “lo Falso Absoluto”, un lugar en el que “no hay perros callejeros y en los casinos no hay relojes ni ventanas”, una isla de Vistoso Aburrimiento en mitad del desierto.

En la tercera parte, llamada “Horas Muertas”, se dedica a profundizar un poco más en la extensa bibliografía de la que ha hecho acopio para el estudio: en ella no faltarán la mención mediante numerosas citas a Adorno, Cioran, Gombrowicz, Debord o la Internacional Situacionista, además de incluir referencias musicales: las “Vejaciones” de Satie o la famosa pieza de John Cage “4:33”.

http://www.youtube.com/watch?v=zY7UK-6aaNA

Concluye con el manifiesto de la Internacional Bostezante, un decálogo en el que se nos sugiere que “a la larga el bostezo resulta más verosímil (por impacable y lúcido) que la alharaca de satisfacción o el gemido del inconforme”, y yo termino con una cita de Pascal Quignard:

“El taedium de los romanos se prolongó hasta el siglo I. La acedia de los cristianos apareció en el siglo III. Reapareció bajo la forma de melancolía en el siglo XV. Regresó en el siglo XIX con el nombre de Spleen. Y regresó en el siglo XX con el nombre de depresión. No son más que palabras. Un secreto más doloroso habita en ellas. Del orden de lo inefable”.

Emilio Lanzas

La escuela del aburrimiento, Luigi Amara, Sexto Piso, 2012

Leer Más

PENAS Y PERSONAS: 2810 DÍAS EN LAS PRISIONES ESPAÑOLAS, de Mercedes Gallizo

 

Penas y personas: 2810 días en las prisiones españolas

Mercedes Gallizo

 

Odia el delito y compadece al delincuente.

La cita es de Concepción Arenal, y Mercedes Gallizo, la que fuera durante casi ocho años Directora General de Prisiones, la recoge en este libro junto con una selección de las cartas que recibió de presos que solicitaban su ayuda para sus situaciones particulares. Con ellas nos abre las puertas a un mundo que nos es ajeno al común de los mortales.

Un mundo, todo lo que sigue según la autora, sobreocupado por delincuentes que, comprensiblemente, nos producen rechazo social o despiertan nuestros miedos. En el que pelear con la burocracia es siempre costoso y antipático. Donde, según la ley, se tiene derecho a un tratamiento individualizado pero, a la par, el sistema es implacable y bloquea la personalización. Un lugar cargado de normas y deberes que invitan a la confusión por escapar su sentido a la comprensión, o por su variada aplicación e interpretación según el centro. Donde los recursos económicos ayudan a eludir responsabilidades penales por los actos que se hayan cometido y en el que en ocasiones no se puede ofrecer con garantías que la ley se aplique de manera proporcionada e igualitaria a todas las personas. Un lugar en el que se tiende a aplicar la doctrina del general Mola: sembrar el terror para intimidar otras posibles rebeldías.

Si releen el párrafo y lo piensan no dista tanto de nuestra realidad como creemos. Es comprensible. Al fin y al cabo, los presos acaban encarcelados por la aplicación de nuestras leyes y son un producto de nuestra sociedad, el lado feo, oscuro y sucio que nadie quiere ver. Sus razones para delinquir provienen de ella: las adicciones adquiridas, la situación familiar vivida, la insuficiente educación recibida (hay que abrir escuelas para cerrar cárceles)… Por eso comprenderles nos ayuda a comprendernos.

O creenmos que nuestra función sirve para modificar al delincuente o no lo creemos. En el caso de no tener esta fe, todas las mazmorras y el repertorio de castigos será poco. Si tenemos, en cambio, esa fe, hay que dar al hombre trato de hombre, no de alimaña.

Esta es de Victoria Kent, quien también fuera directora General de Prisiones en 1931. Las cartas de los presos nos enseñan que son delincuentes pero que también son humanos. Pueden tener familia por la que se preocupan, sentirse desesperados, haberse rehabilitado de sus adicciones, ser extranjeros en una tierra que no han pisado más allá del aeropuerto donde les detuvieron, estar cumpliendo con la ley pero no viviendo una situación legítima… Algunos quizá exageren o mientan pero eso tampoco deja de ser humano… Generalmente son personas sin recursos, una gran parte se vuelven conocedores de la legislación penitenciaria y la mayoría resultan, ante todo, muy agradecidos cuando se les escucha y se les responde… Mercedes nos las muestra, entiendo yo que además de para invitarnos a la reflexión, para ayudarnos a comprender. Porque tememos lo que no comprendemos. Porque difícil cabida tiene el respeto donde no hay comprensión. Porque donde no hay respeto se produce rechazo. Y porque, de nuevo palabras de la autora, aunque creamos que nos es ajeno la humanidad es justamente eso, saber que nada humano nos es ajeno.

Penas y Personas. Pienso que el título está bien escogido. Trata tanto de las penas que les han impuesto por incumplir la ley como de las que sufren por no poder cumplir condena en el mismo centro penitenciario que su pareja, por no conseguírsele un puesto de trabajo con el que poder mandar algo de dinero a su familia, por quitarle su plaza en un módulo de respeto al perder la confianza del centro, por no concederle un tercer grado que le permita salir a trabajar para alimentar a cinco de sus hijos que comen en comedores de Caritas… Y son situaciones reales de personas con un derecho a la reeducación y la reinserción social que se queda en la teoría porque en la práctica la situación es muy distinta por la sobreocupación y impersonalización del sistema antes mecionadas.

Es mediante las personas, consideradas una a una, como conocemos de verdad lo que pasa en el mundo.

Esta última cita es de la propia Mercedes Gallizo pero estoy seguro que Concepción Arenal y Victoria Kent la suscribirían. De eso trata este libro, de mostrarnos una a una a personas de ese mundo para que conozcamos su verdad. Las conclusiones que saquemos, la utilidad que le demos, la opinión que nos formemos, todo eso queda ya a criterio de cada uno pero, resulte lo que resulte, de su lectura nada resta. En todo caso suma para ser más humano.

 

Leer Más

LA VIDA SUBLIME. Novela gráfica de A. Dan y Maximilien Le Roy, Editorial Impedimenta.

 

 

“La vida sublime”

Novela gráfica de A. Dan y Maximilien Le Roy, Editorial Impedimenta.

El pensamiento de Thoreaux puede comprenderse mucho mejor y cobra más sentido cuando se conoce cuál fue su reflejo en su vida.
“La vida sublime”, novela gráfica que nos acerca a la biografía del llamado “padre de la desobediencia civil”, es tanto un homenaje al escritor como un giro en el prisma para comprender de otra manera su obra.

A través de las atinadas viñetas de A. Dan encontramos un Thoureaux rodeado de pequeñas anécdotas o grandes momentos, y una vida atravesada siempre por la búsqueda de uno mismo y la admiración por el mundo; por la observación, naturalista o filosófica, y el amor a la vida.

En esos momentos se le muestra de la manera más sencilla, en viñetas silenciosas envueltas en el verde y amarillo que llena todo el cómic, en escenas en las que un búho, una planta silvestre o la propia laguna de Walden son los protagonistas, mientras Thoreaux las contempla casi ajeno a sí mismo.

Muchos han querido llevarlo a sus filas llamándolo anarquista, abolicionista, ecologista o antiglobalización, pero la idea que se desprende a lo largo de todo el cómic es que Thoreaux era un espíritu libre, escritor más que filósofo o político, cuyas principales ideas giraban en torno a la construcción que el hombre debe hacer de sí mismo y a la admiración por el mundo en el que este vive.

A veces, como bien nos cuenta Le Roy en la entrevista final a Michel Granger, el mito del hombre no-violento, en el fondo poco peligroso, nubló por momentos su cercanía a acciones más extremas, como cuando defendió al abolicionista John Brown, pero las paradojas de Thoreaux han conseguido que cada cual tome de él lo que más le conviene: unos ven al biólogo, otros al ciudadano rebelde, al abolicionista o al defensor del pueblo indio, al anarquista o al loco que decidió vivir en el campo para no necesitar nada.

Yo también tomo mi parte de Thoreaux y me quedo con la respuesta que da en el cómic cuando le preguntan si le da miedo el más allá: “Un mundo cada vez… un mundo cada vez…” Hay demasiado que explorar.

Leer Más

A MIS MEJORES AMIGOS NO LOS HE VISTO NUNCA (Cartas y ensayos selectos), Raymond Chandler

Raymond Chandler no es solo uno de los mejores escritores de novela policíaca: Raymond Chandler es una de las mentes más lúcidas del siglo XX. Es difícil encontrar a autores que se expresen con tal claridad de ideas, con tanta fuerza, de modo tan inteligente y divertido a la vez. Sus novelas son irregulares desde el punto de vista esquemático, no persiguen el mecanismo perfecto o la sorpresa final que llevaron a la fama a autores como Agatha Christie.

Quizás porque Raymond Chandler NO ES estrictamente un escritor policíaco: el tiempo nos ha demostrado que es mucho más.

Estas cartas y ensayos selectos lo demuestran: sus comentarios y reflexiones no han perdido, en estos últimos 70 años, ni un ápice de su vigencia.

7 de Marzo de 1950 (A Dale Warren)

“El contraste entre las afirmaciones publicitarias sobre los libros… y los libros mismos, cuando uno los tiene entre manos, es tan gigantesco que uno empieza a preguntarse si no se estarán pasando de listos”

                                                                                        

Chandler, de ascendencia irlandesa, nació en Chicago en 1888. Su padre era un alcohólico que trabajaba en el ferrocarril y prácticamente no aparecía por casa. Él y su madre pasaron los primeros años de infancia en casas de alquileres, hoteles baratos y casas de familiares hasta que, con 7 años regresó junto con su madre recién divorciada a Irlanda. Estudió en Londres con ayuda de su abuela y de su tío, aunque ninguno se ofreció a pagarle la universidad, por lo que terminó presentándose al examen de ingreso de la Administración Pública Británica, el cual aprobó. Trabajó en una oficina de municiones, pero terminó renunciando a los pocos meses.

11 de Noviembre de 1952 (A William Townend)

“La generación actual de ingleses me impresionó mucho. Hay un toque de agresividad en las clases trabajadoras y en los que no fueron a escuelas caras que pienso que es algo nuevo y que personalmente no encuentro para nada desagradable, ya que es más notorio aún en este país. Y los verdaderos tipos de escuelas caras, o muchos de ellos, con sus gorjeos de pájaros, se están volviendo un poco ridículos, me pareció”

 

Después de cinco años malviviendo en Londres en sitios de mala muerte y escribiendo para revistas baratas Chandler emigró él solo a Estados Unidos en 1912, con 25 años. Allí pasó por una serie de trabajos como encordador de raquetas de tenis, recolector de fruta, dependiente o administrativo hasta que cinco años después, en 1917, viajó a Canadá para alistarse en los Gordon Highlanders, un regimiento escocés que combatiría a los alemanes en Francia en la I Primera Guerra Mundial, y en el que terminó ascendiendo a sargento de batallón.

22 de Noviembre de 1950 (A Charles Morton)   

“La televisión es realmente lo que hemos estado esperando toda nuestra vida. Para ir al cine se necesita cierto grado de esfuerzo. Alguien tenía que quedarse con los niños. Había que sacar el coche del garaje, lo que no era fácil. Y había que conducir hasta el cine y aparcar. A veces había que caminar hasta media manzana. Después, gente con cabezas grandes se sentaba delante de uno y lo ponía nervioso… La radio fue mucho mejor, pero no había nada que mirar. Uno dejaba vagar la mirada por el cuarto y podía ponerse a pensar en otras cosas, cosas en las que no quería pensar. Tenía que usar algo de imaginación para crearse un cuadro de lo que estaba pasando a partir del sonido y nada más. Pero la televisión es perfecta. Basta con girar los botones, arrellanarse en el sillón y vaciar la mente de todo pensamiento. Y ahí se queda uno, contemplando las burbujas que se forman en el barro primigenio. No tiene que concentrarse. No tiene que reaccionar. No tiene que recordar. No se extraña el cerebro porque no resulta necesario. El corazón y el hígado y los pulmones siguen funcionando normalmente. Aparte de eso, todo es paz y silencio. Es el nirvana del pobre. Y si aparece alguien de mente malvada y le dice que uno parece una mosca posada en un cubo de basura, no hay que prestarle atención”

 

A su regreso de la guerra trabajaría en una petrolera y se casaría con una ex-modelo que había falsificado su fecha de nacimiento: ella era 17 años mayor que él. Vivieron en muchos lugares de Los Angeles, no tuvieron hijos, y al final Chandler perdió su trabajo por culpa de su alcoholismo. Empezó a escribir para revistas baratas y en 1939 publicaría su primera novela “El sueño eterno”.

Febrero de 1951 (A H. F. Hose)                              

“Estoy de acuerdo con usted en que la mayor parte de los que se escribe hoy es basura. Pero ¿no ha sido siempre así? La situación no es diferente aquí, salvo que casi nadie le presta mucha atención al latín y al griego. Pienso que los escritores ingleses, hablando en general, son más tranquilos y corteses que los nuestros, pero esas cualidades no parecen llevarlos muy lejos. Supongo que una generación tiene la literatura que se merece, así como se dice que tiene el gobierno que se merece.

La mayoría nos impacientamos con el caos que nos rodea, y nos inclinamos a atribuirle al pasado una pureza de líneas que no fue evidente a los contemporáneos de ese pasado. El pasado, después de todo, ha sido tamizado y planchado. El presente, no. La literatura del pasado ha sobrevivido y por ese motivo tiene prestigio, aparte de su otro prestigio. Las razones de su supervivencia son complejas. El pasado es nuestra universidad; nos da nuestros gustos y nuestros hábitos de pensamiento y nos fastidiamos cuando no podemos encontrarles un base en el presente. No se puede construir una catedral gótica con métodos de línea de montaje; no se consiguen albañiles artistas en el sindicato”

 

“El sueño eterno” se vendió  bien aunque fue ignorado por los críticos, que necesitarían cuatro novelas más para empezar a reconocer el talento de Chandler. Para entonces Chandler se había cansado del género policíaco y de las revistas pulp: seguía sin dinero, recluido, con una esposa cada vez más enferma. Precisamente entonces vendría la llamada de la industria de Hollywood, con la que emprendería una relación tormentosa y llena de altibajos durante cuatro años de la que saldrían películas como la adaptación de “El sueño eterno”, además de los guiones de “Perdición”, “La dalia azul” o “Extraños en un tren”. Raymond Chandler, de pronto, era un personaje rico y famoso que aparecía en las revistas de cotilleos. A pesar de ello, Chandler seguiría llevando una existencia solitaria marcada por sus recaídas en el alcohol y su incesante correspondencia como principal toma de contacto con el mundo exterior.

1953 (A Juanita Messick)  

“¡Cuánta mentira se usa para vender! Por ejemplo, en la publicidad de cigarrillos. Cualquier marca es más suave y menos irritante que las otras. El cigarrillo ideal no tiene gusto a nada. ¿Por qué fumar entonces? Lo que necesitamos para asar es una chuleta que no salpique, una chuleta que no contenga grasa ni ningún otro ingrediente ofensivo, y de paso que no tenga sabor. Lo que necesitamos es una chuleta sin carne para asarla en un asador sin calor en un horno inexistente y para que la coma un fantasma sin dientes”

 

Después de publicar “El largo adiós” en 1953 moriría su mujer, tras largos años de enfermedad. Chandler nunca se recuperaría de su pérdida: intentos de suicidio, un deambular errático por Europa y el sur de California, siempre ebrio y al borde del colapso nervioso. No cesaría de escribir cartas, aunque sí novelas. Su último intento, “Poodle Springs”, se publicaría incompleta en 1959, el mismo año de su muerte.

Se cuenta que solo 17 personas acudieron a su funeral, y uno de ellos era un representante de la asociación Mystery Writers of America, detalle que, estoy seguro, a Chandler le hubiera hecho muchísima gracia.

Casi puedo verlo retorcerse en su tumba mientras dilucida, para calmarse, acerca de dónde, si en el cielo o en el infierno, servirán mejor la ginebra.

Emilio Lanzas Jiménez

 

Leer Más

“Gato rojo, Gato azul” Editorial Lata de Sal

 

“Gato rojo, Gato Azul”es el último álbum de la colección Gatos de la editorial Lata de Sal.

 

 

 

Gato Rojo y Gato Azul son vecinos pero no se soportan. Cada vez que se cruzan se enfrascan en una pelea, y es que Gato Azul quiere ser tan ágil como su vecino el rojo, y Gato Rojo tan inteligente como el azul. El problema es que ninguno de los dos reconoce la admiración que por el otro siente. ¿Cómo harán para resolver sus diferencias? ¿Lograran resolverlas?

Una divertida historia contada con unas ilustraciones llenas de movimiento, donde una limitada paleta de color confiere una gran fuerza a las imágenes, que en más de una ocasión harán desternillarse de risa al lector que terminará por adorar a estos dos simpáticos felinos.

 

Este es el quinto título de la colección Gatos de la original editorial Lata de Sal, que se abrió con el libro Amigos, del querido y reconocido autor e ilustrador británico Michael Foreman. En el resto de los títulos lanzados hata la fecha, el autor-ilustrador cuenta una historia, en la mayoría de los casos personal, acontecida con el gato como protagonista. Cada libro,se caracteriza también por albergar siempre una sorpresa que tendrá que descubrir el curiosos lector y que añade una dosis más de entretenimiento y diversión.

 

Esta editorial cuenta también con otra colección, llama Vintange y que rescata álbumes ilustrados publicados hace más de 30 años.

 

 

 

 

… ¡Ah, y acaba de convocar su I Concurso Internacional al Mejor Álbum Ilustrado de Gatos! Así que, si te va el mundo del pincel, no te lo puedes perder, el plazo acaba el 3 de enero de 2014.

 

Para más información, visita www.latadesal.com

 

¡Suerte!

Leer Más