DESHIELO Y ASCENSION, de Álvaro Cortina Urdampilleta

Todo un descubrimiento. Álvaro Cortina Urdampilleta sorprende con una primera novela ambiciosa y compleja, resuelta con maestría y de género híbrido. Dividida en cuatro partes, y narrada por cuatro voces bien diferenciadas, la novela supone un recorrido por la ciencia ficción de exploración, la novela de aventuras, la biografía de artista e incluso la novela pulp. Tal mezcla de ingredientes está cocinada a fuego lento por una prosa elegante y elaborada que es la principal culpable de que el lector se sumerja de inmediato en las vidas de unos personajes aburguesados, fríos, pero llenos de aristas y secretos.

sobrecubierta deshielo y ascension

En la primera parte, HOMMSTAD, nos vemos lanzados al inhóspito paraje de la Costa del Norte, donde acompañamos al cazador Isaak-Vargas y Lowsla en una particular cacería para ricos… con especiales invitados. En la segunda, nos encontramos con un cambio de voz narrativo en la base de FURTH/ISOKO LITHIUM-3000, comandada por el Ingeniero Lenz, entregado a la educación de su hijo… A partir de ahí los destinos de Isaak Vargas y Lenz se cruzan, y la historia de desarrollará de la manera más imprevista en la segunda sección del libro, llamado DESHIELO: allí sabremos de la exmujer de Lenz, Solange, y su particular historia de amor con Anselm Des Près, un misterioso pintor religioso, y también tendremos la oportunidad de ascender a la Abadía Interestelar de Isenheim, un monasterio localizado en el espacio exterior.

 

Mención aparte merece la edición a cargo de la editorial zaragozana Jekyll & Jill, rica en detalles que invitan al deleite lector, así como su sugestiva portada, una de las mejores del pasado año 2013. También incluye una guía de audiciones recomendadas para seguir las distintas partes, en las que nos encontramos tanto al espectral Lygetti, como a los cuartetos de Schubert o el impresionante Uaxuctum de Gianto Scelsi.

Un debut deslumbrante para un género, el de la ciencia ficción nacional, que vive en los últimos tiempos una renovación necesaria, alimentada por sangre fresca y nueva como la de Álvaro Cortina Urdampilleta (Bilbao, 1983)

 

E. Lanzas

Leer Más